Close

“Oye y… ¿Por qué marchan?”

“Oye y… ¿Por qué marchan?”

#DesdeLaTrinchera

Por: Fernando Terán

Me complace saludarte hoy mi querido lector ya prácticamente en la recta final del mes del orgullo un mes lleno de sorpresas y desafortunadamente ha sido también un mes que se ha manchado con sangre. Por un lado con la enorme sorpresa (que ha sido un retroceso en el tiempo) que además de algún modo coincide con que hace 28 años fue sacado de la lista de enfermedades mentales la homosexualidad; bueno pues lo mismo ha ocurrido, solo que ésta vez se trata de la transexualidad, aquella que por muchos años fue considerada como una enfermedad mental.

El pasado 18 de junio sale a la luz pública la noticia que ha dejado sorprendidos y que sobre todo es un paso a la lucha que la diversidad sexual exige. Y es que resulta que la OMS (Organización Mundial de la Salud) ha declarado que la transexualidad a partir de entonces ya no será parte de su listado de enfermedades mentales, por lo que ahora sólo toma el nombre de “condición” bajo el nombre de incongruencia de género. De acuerdo con el director del departamento de Salud Mental y Abuso de Substancias de la OMS; existen países en los que si la condición no está descrita en dicha lista, el sistema de salud (tanto público como privado) no le dará a la persona la atención médica que necesitará, atención que va desde lo más básico, hasta la atención psicológica, hormonal u operatoria para que se realice la obtención del género con el que la persona se percibe.

Por lo que, con lo anterior se pretende dejar de lado las justificaciones o “pretextos” para atender a quienes se sientan identificadxs como personas trans. Se busca de algún modo minorizar la discriminación hacia éste sector de la población y que además para trámites legales como obtener tu nueva identidad no tengan que pasar por largos procesos y lograr con ellos el reconocimiento de su verdadera identidad. ¡Enhorabuena mis amigxs trans! Ya es un paso más, pero aún resta mucho camino por recorrer.

Sin embargo no todo es miel sobre hojuelas; como lo mencionaba hace rato la bandera multicolores ha sido manchada una vez más con sangre y es que quienes también me siguen desde mi canal de youtube ¿Recuerdan que hace poco hablábamos de actos y crímenes de odio? Pues si mi gente, volvió a ocurrir en México; se trata de Rubén Estrada, Roberto Vega y Carlos Uriel López, todos ellos activistas del mundo LGBTTTIQ+. Asesinados con el tiro de gracia la madrugada del pasado Sábado 16  en Taxco, Guerrero. Sus cuerpos fueron encontrados el domingo a mediodía a orillas de la carretera Zacapalco-Rancho Viejo. Hasta el momento las autoridades continúan investigando y es la Secretaria Nacional de la Diversidad Sexual en conjunto con la comunidad LGBTTTIQ+ tanto de Taxco; como del resto del país que exige el esclarecimiento del triple homicidio. Las autoridades de Taxco no han emitido hasta éste instante, algún indicio sobre el caso, en resumen: la sociedad quiere justicia y que no sea otro más de los casos impunes. Ellos ya fueron despedidos por familiares y amigos, cabe señalar que uno de los ya mencionados era el precursor del activismo en pro de la comunidad LGBTTTIQ+ en Taxco y que además justo en la marcha de esa localidad se exigía el esclarecimiento de los homicidios de odio y que de favor se hiciera ya justicia; días después, él junto con sus dos compañeros fueron sumados a esa lamentable estadística.

Nuestro aplauso hasta donde quiera que estén ellos, nuestro reconocimiento hacia la comunidad trans, nuestro abrazo y nuestro apoyo siempre fuerte hacia la comunidad entera, juntos estamos en esto. Mi gente, y en especial al sector que no apoya las marchas, aquellos que se cuestionan “¿Por qué marchan?”, “¿Por qué el escándalo?”, “Esa marcha no me representa”, ¡Claro que te representa!. Se marcha por justamente esto que está ocurriendo, porque no puede haber más muertes sólo por tener una orientación sexual distinta a lo heterosexual, porque nadie debe morir sólo por ser como es. Por aquellos quienes su voz no es escuchada, por aquellos de quienes su voz nunca se volverá a escuchar.

Es un recordatorio de que la diversidad sexual existe, es también una fiesta; donde se celebra el ser y estar en el lugar en el que se vive, de ser una supuesta “minoría”, una minoría que hace un ruido increíble para decir “Aquí estoy”, una celebración en homenaje a quienes han dado pauta a que éste colectivo que cada vez está más fuerte y que sigue en la lucha por el reconocimiento que como ciudadanos nos corresponde.

Por el orgullo de ser, porque yo soy LGBT y ¿Tú?

 

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *